Categoría Viajes de Mar

Por amor al mar

En ViajarSolo somos unos absolutos enamorados del mar, seguro que te has dado cuenta ¡con la cantidad de viajes de agua que tenemos!

La verdad es que nos empeñamos en dar a conocer las maravillas de las actividades acuáticas, desde veleros a yates, pasando por buceo, snorkel, kayaks o cualquier cosa que implique estar, o a remojo, o rodeado de agua… Y es que, en el fondo, a una gran mayoría, nos encanta, y cuando el que no lo sabía lo descubre, no quiere dejar de vivir experiencias azules.

Para este verano tenemos un montón de propuestas para pasar unas vacaciones bien fresquitos, tanto para noveles como para expertos…

Comprometidos con un Turismo Responsable

En Viajarsolo somos amantes de los animales. Casi todos los que trabajamos aquí tenemos algún peludo que otro, y ya nos habréis visto en varias fotos de las redes sociales, que muchas veces en la oficina o la agencia estamos los humanos y los perros compartiendo espacio de trabajo tan a gustito… Somos de los que, vayamos donde vayamos, terminamos recogiendo basura y llevándola a un contenedor, y cuando estamos en el mar, acabamos llenos de porquería tirada por otros tratando que no llegue al estómago de tortugas, peces o cualquier otro habitante marino.

Las empresas están formadas por personas, y como todos nosotros somos 100% “animal lovers” podemos asegurar con orgullo que Tipinat Viajes con todas sus ramas (ViajarSolo.com, Buceoyviajes.com, El-Transiberiano.com y por supuesto este blog)  somos una empresa comprometida con todo lo que tiene que ver con la defensa de los animales, en la protección de sus derechos, y por supuesto, dado que es donde nos movemos, por lo que ahora se llama Turismo Responsable y que siempre hemos considerado como “viajar respetuosamente”.

Nadar con delfines… en libertad

Creo que no hay nadie a quien no le fascine la mirada y la sonrisa de los delfines. Es uno de esos animales por los que todos sentimos especial simpatía y soñamos siempre con nadar junto a ellos. Dejar que jueguen con nosotros y nos fascinen con su espectáculo de saltos, giros y piruetas.

Este sueño se puede hacer realidad, pero nunca, nunca, jamás penséis en un delfinario, un zoo o cualquier lugar donde estén recluidos en una cubeta (por más que quieran darle sensación de “gran tamaño”), donde están hacinados, encarcelados, tristes… O peor aún. No han conocido la libertad.

12