El nuevo movimento “slow”

En Viajarsolo.com nos apuntamos a una nueva tendencia de vida que busca una desaceleración de la misma. Se basa en un retorno a dar más importancia a las pequeñas cosas, a los amigos y familiares a las actividades  que dan un placer sencillo y cotidiano. Para ello hemos de cambiar nuestra manera de enfocar la vida, quitarnos las prisas en el comer, olvidarnos del estres, buscar el relax, cambiando a nuevas formas de ocio.

Seychelles, el jardín de Adán y Eva

Acabamos de regresar de ese paraíso, todavía tenemos en la retina la imagen de una inmensa gama de verdes mezclados con una arena blanquísima y los típicos cocoteros inclinándose sobre la playa.

El secreto de que todavía se conserve tan virgen es una mezcla de que se empezó a habitar muy tarde y de una política de conservación impecable, no está permitido cortar ningún árbol sin permiso ni aún que esté en tu propiedad. Desde el mar vemos una inmensa masa verde con casitas ocultas entre la naturaleza, ninguna sobresale más que la vegetación.

En cuanto a los fondos marinos qué decir, aguas trasparentes, peces multicolores, corales brillantes que se ven simplemente con unas gafas de snorkel, son palabras muy repetidas cuando se habla de islas exóticas, pero en este caso son superadas por la realidad, de hecho después de visitarlas podemos decir que no hay fotografía que refleje la realidad, hay que verlo y dejar en la retina la impresión para que a la vuelta nos acompañe en nuestros días grises.

rayabancoam_600

Son 115 islas de las que muchas no están habitadas, nosotros visitamos Mahe con su capital Victoria, Praslín y La Diguè.

Cada una tiene su idiosincrasia, Mahe es más “cosmopolita” tan urbana que su capital se recorre a pie en media hora y hasta hace poco sólo tenía un semafóro.  Ahí es donde está el aeropuerto internacional con su flota propia de aviones, es el país más pequeño con flota propia, Air Seychelles.

En Praslín se encuentra el famoso Coco de Mar, muy protegido, es la única isla del mundo donde vive este Coco que tiene forma de sexo humano, femenino en la palmera femenina y masculino en la masculina, de ahí se aventurarón a afirmar que se trataba del jardín del Edén y estas palmeras el árbol del pecado. Cosa que los Sechellois han aprovechado turísticamente y el Coco de Mer es el símbolo de las Seychelles.

sey_mariaycoco

La Digue es increíble, hay poquísimos coches, no los dejan circular a no ser que sean para transportar materiales pesados y la forma de desplazarse por toda la isla es la bicicleta, también hay carros con bueyes a modo de pequeños autobuses para los turistas, para mí, dentro de la belleza total del resto de las islas, esta es la más bonita, ha sido elegida para rodar películas de piratas y también aquella legendaria de Enmanuelle de la que todavía se conserva la casa enfrente de un mar de ensueño.

Aquí también podemos visitar la playa más fotografiada del mundo, y en cuanto estás en ella comprendes por qué: rocas graníticas inmensas descansan sobre la arena más blanca que se pueda imaginar como si de totems se tratara.

Es un destino completamente recomendable, no dejemos que sean los novios en luna de miel quien los visite únicamente, todos nos merecemos una entrada al paraíso.

sey_sunset

Kerala (India) y sus Backwaters

Kerala nos sorprende por ser una extensa lengua de tierra que se baña a orillas del Mediterráneo, como el gran poeta Mahakavi Vallathol escribió: “Los pies de Kerala reposan en las cristalinas aguas del océano”. Pero Kerala conserva una idiosincrasia única, un universo propio que la distingue del resto de los paisajes del mundo: los backwaters. Esta palabra define los más de 2.000 kilómetros de vías de aguas interiores formadas por una red de lagos, canales y lagunas.

Existen aldeas a las que solo se llega en barco. Poblados construidos en territorios mínimos entre los canales, se unen cocoteros, casitas y canales kilómetros y kilómetros dando un paisaje único que desemboca en los azhis o desembocaduras naturales de los mismos sobre el mar. La economía se centra en el cocotero, la pesca o el cultivo del arroz ahora completada con el turismo ya que se han reconstruido las antiguas kettuvalam que son unas barcazas preciosas que transportaban grandes cargamentos de arroz, coco y otras mercancías y ahora transportan unos turistas alucinados como yo misma ante tanta belleza paisajista.

A lo largo de la travesía que dura dos días ya que se duerme en la misma kettuvalam ves la vida fluir, ves cómo salen de sus casas los habitantes, se lavan el pelo en el río, se afeitan, lavan la ropa y ante todo sonrien, te saludan, ves la felicidad en sus caras con muy poquita cosa, te hace pensar en nuestras vidas llenas de cosas tan inútiles, sus sonrisas se te pegan y tu cara se alegra, la paz que te da el río, los llamativos colores de las telas y el paisaje paradisiaco tan espectacular te da una paz interior total. Si vais a India no olvidéis el sur, en concreto Kerala y no dejeis de navegar por los increíbles Backwaters.

Me agradeceréis el consejo.