Mi Transiberiano


La sola mención de este nombre nos llena la mente de estepas verdes y nevadas, leyendas, literatura cine y misterio.

8.000 km de recorrido ferroviario dan para mucho y en www.viajarsolo.com no sólo queremos que quede en uno de los viajes mito para singles que queréis realizar en vuestra vida sino que realmente lo disfrutéis: Llevamos cinco años trabajando con este recorrido, buscando los mejores receptivos, los que no os van a defraudar y este año hemos querido conocerlo de primera mano acompañando en la travesía a nuestro grupo de 20 personas, buscando mejorar un viaje perfecto para ofrecerlo en años sucesivos como “El viaje de tu vida“.. para las vacaciones de solteros y para cualquiera, el que siempre van a envidiar los que no lo han realizado.

Vamos a relataros (por etapas por supuesto) este viaje único.

Pekín

Partimos de diferentes partes de España con el punto de encuentro en el aeropuerto de Madrid, algunos ya cogieron el vuelo directamente a Pekin y allí nos reunimos todos. Un hotelazo en el centro de la ciudad nos acogió junto con la exclusiva guía en castellano para el grupo que ayudaría a resolver todos las dudas y empezaban las visitas a Pekin, además de nuestra guía un guía de cada ciudad que visitamos de habla española titulado nos acompañará durante todo el recorrido, la información es completísima, recorremos la “Gran Muralla China” que pese a que sabemos tantas cosas de ella sigue sorprendiéndonos por su majestuosidad, después el autobús privado para el grupo nos llevará a las tumbas de la dinastía Ming… Impresionantes.

the-great-wall-416366_1280

Por la noche tendremos la cena de Bienvenida para todos los pasajeros del Grand Express Transiberiano en un famoso restaurante de pato laqueado, allí conoceremos a todos los pasajeros que nos acompañarán en esta aventura, multitud de nacionalidades son nombradas durante la cena, es un microcosmos de culturas los que, por vagones, durante la gran experiencia del tren, vamos a convivir en esta aventura de 8.000 km que nos espera.

El tercer día lo vamos a seguir dedicando a Pekin conocimos un escenario de cine El palacio Imperial dentro de la ciudad prohibida donde se rodó “El último Emperador”.
Contrastes y más contrastes, la inmensa plaza de Tian An Men nos recibe con su inmenso retrato de Mao.

Pero todavía nos queda visitar uno de los lugares más representativos de la cultura china: El Templo del Cielo. Uno de mis favoritos donde se respira claridad y paz, realmente es un lugar mágico.

Comienza la aventura

Pasajeros al tren…

Nuestro primer contacto con las vías todavía no va a ser con el Grand Expres Transiberiano, en territorio chino y por las medidas especiales de los railes tenemos que coger el tren especial chino que nos llevará a la frontera con Mongolia a la ciudad de Erlian.

Transiberiano_tren_2_int

El alojamiento será en el mismo tren, mucho mejor de lo que nos habían contado, ultimamente China es una gran sorpresa.. es el país del futuro.

Allí en Erlian los sistemas ferroviarios con distinto calibre se encuentran. En este crucero para singles entre vías y railes nuestras maletas fueron trasladadas sin que nosotros nos enteráramos al Transiberiano mientras nosotros disfrutábamos de la visita de un parque temático de dinosaurios y de un almuerzo tradicional chino.

Por primera vez conocemos el mítico tren donde pasaremos el resto de nuestras vacaciones… Las fotos se suceden, el corazón palpita, las sonrisas en las caras brillan. Nos acomodamos en nuestros camarotes y nos disponemos a cruzar la frontera entre China y Mongolia.

Ulannbaatar

Dentro del “viaje de los viajes” quizá esta zona es la que más nos sorprendió: Mongolia.

Una guía genial de habla española, plenamente convencida de la doctrina budista, nos acompaña al Monasterio de Ghandan, quemado una y otra vez y reconstruido otras tantas veces por la fe. El inmenso Buda nos recibe, nuestra pequeñez ante él se acentúa, los carruseles de oraciones no dejan de girar, comprendemos en un lugar así esta doctrina tan íntima y bella.

También visitamos la plaza de Sukhenbaatar y el museo de Bogd Kan, palacio de verano al lado del de invierno con todos los muebles y laberintos de estancias que el Kan poseía además de sus colecciones inverosímiles.
También en la ciudad de Ulaan Baatar nuestro autobús nos lleva a lo más alto al monumento de Zaisan que preside la ciudad una ciudad en pleno desarrollo donde conviven barrios de las más tradicionales yurtas junto a rascacielos… El contraste está servido.

Nos alojamos en Ulan Baatar en tradicionales yurtas una experiencia inolvidable.

yurt-486866_1280

El parque nacional de Terelej nos espera al día siguiente, rebaños de Yaks peludos pastan tranquilos y el paisaje nos deja con la boca abierta, nada de estepas secas y polvorientas, praderas infinitas verdes que a todos nos recordaron a Suiza si no fuera por signos budistas como agrupaciones de piedras y paños de oraciones que salpican la pradera.

Pero no quedaba ahí nuestra sorpresa un pequeño festival de Naadaam nos esperaba. La soleada pradera se fue llenando de jinetes expertos (algunos no tenían ni cinco años) que cabalgaban sin montura, luchadores que al ganar bailaban como águilas, mujeres y hombres que tiraban con arco a unas dianas que casi no podiamos ni intuir y siempre acertaban.Todo lo que nos habían contado sobre los mongoles se quedaba muy escaso, pueblo disciplinado y valiente donde los haya.

Continuará…

Y mientras, te puede interesar más información general de este viaje, puedes verlo en esta web dedicada en exclusiva al gran Transiberiano: www.el-transiberiano.com

 


4 Comentarios a “Mi Transiberiano”

  1. Ana dice:

    Por favor, continuad pronto con el relato, me interesa especialmente este viaje. Saludos

  2. alicia dice:

    Hay alguien de más o menos 50 años que tenga previsto hacer este viaje este verano (2013), me gustaría saber si hay gente de mi edad, me falta un empujoncito ya que viajo sola. mi correo electrónico es [email protected]
    saludos.

  3. Claudia dice:

    yo estoy planeando un viaje de Moscu a Lhasa para noviembre 2013, tengo unos años mas de 50, hablamos

  4. Sara Puyol dice:

    Es sin lugar a dudas, una de las rutas más duras para un viajero pero del todo recomendable
    muy bueno 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.