Guía breve para viajar con niños


Viajar con niños es cada vez más accesible para cualquier familia. Gestionar la documentación necesaria o cumplir con el calendario de vacunación de los más pequeños son algunas de las principales preocupaciones cuando vamos de viaje, sobre todo en viajes largos o al extranjero.

Cada vez más somos los padres que queremos abrir el mundo a nuestros hijos, por este motivo queremos compartir con vosotros algunos consejos sobre la planificación y prevención en la organización de viajes con niños y adolescentes.

Elegir destinos comunes y explicar el viaje

Es importante, dependiendo de la edad de los niños, elegir destinos que se adapten más o menos con los intereses de los menores. Además, también es muy importante que cuando los hijos tienen una edad mayor, se sientan partícipes de la elección y sea un destino pactado y motivado. De este modo seguramente el viaje sea mas llevadero y se reduzcan el número de “¿falta mucho?” y el cansancio durante el trayecto. 🙂

También es conveniente explicar el viaje antes de iniciar cualquier actividad. De este modo acentuaremos el interés por el viaje. Además de que una de las recomendaciones principales es que todos conozcan adónde van, las actividades que van a realizar y las normas del viaje. Esto ayuda a evitar sorpresas o imprevistos y supone una buena medida de prevención.

Documentación

Si el destino es nacional y los pequeños son menores de 14 años, simplemente basta con llevar el libro de familia.

Si el destino se encuentra dentro de la Unión Europea o en países terceros, como Andorra, Liechtenstein, Croacia, Islandia, Mónaco, San Marino, Suiza, Noruega, Rumanía o Santa Sede, el viajero necesitará llevar cada uno de forma propia e individual el DNI y/o pasaporte.

Si el emplazamiento es en otros destinos internacionales, será obligatorio el uso del pasaporte. No obstante, aunque la aerolínea te deje embarcar, la policía de aduanas puede exigir otros requisitos por lo que es conveniente asegurarse antes sobre el destino en particular (visadso, etc…) .

Si el menor viaja sólo o en compañía de personas que no sean sus padres, precisará -junto a la documentación anterior- de una carta de autorización del tutor legal efectuada en la comisaría de Policía, puesto de la Guardia Civil, juzgado, notaria o ayuntamiento.

El viaje con menores de edad está sometido a restricciones específicas. La policía de fronteras, tanto dentro como fuera de la zona Schengen, tiene el mandato específico de prestar una especial atención a los menores, viajen acompañados o no. Lo que nos lleva al siguiente punto.

Niños viajando solos o con un único progenitor

En el caso de los menores que viajen solos, los agentes de fronteras tienen potestad para realizar una inspección minuciosa de los documentos y justificantes de viaje, a fin de asegurarse de que los menores no abandonan el territorio contra la voluntad de las personas que ejercen la patria potestad. Asimismo es importante verificar con la aerolínea las condiciones de menores viajando solos (UMNR) ya que cada aerolínea tiene sus propias restricciones al respecto (edad a partir de la que pueden viajar, vuelos sin escalas o con X nº. de horas de escala, etc..)

Si los menores viajan acompañados, el agente de fronteras puede solicitar documentación que pruebe la patria potestad del/los acompañantes o de los que suscriben la autorización del viaje del menor con otro adulto. Además, si el menor va acompañado sólo por uno de sus progenitores, se puede solicitar también autorización expresa del progenitor ausente.

Se recomienda, con carácter general, si el menor viaja sólo, acompañado por un único progenitor o por terceras personas tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Llevar consigo la autorización expresa, en su caso, de los padres, del progenitor ausente o de quien ejerza legalmente la patria potestad.
  • Portar los documentos de viaje ordinarios (pasaporte o Documento Nacional de Identidad, en su caso).
  • Llevar consigo la documentación que pruebe la filiación y patria potestad según el caso y el país de destino.

Identificar a los niños

Aunque los adultos viajeros siempre presten atención a los más pequeños, en cualquier momento puede ocurrir un despiste y para ello es de gran ayuda una pulsera identificativa, con su nombre y el número de teléfono o contacto de los padres o responsables. Sobre todo en el extranjero.

Tampoco está de más repasar normas fundamentales con los niños, como no confiar en desconocidos y si en algún momento se pierden soliciten ayuda a una autoridad, o si se encuentran en algún edificio acudir al punto de información más cercano.

Llevar siempre un botiquín mínimo a mano

No es necesario llevar de todo, porque siempre habrá una farmacia en el destino de vacaciones, pero es mejor prevenir. Habitualmente en zonas frías son comunes los resfriados o, si por lo contrario, el viaje es una zona tropical, es habitual la visita de mosquitos por lo que no está de más un buen repelente infantil. Las tiritas que no se nos olviden. 😉

Adiós al miedo y ganas de disfrutar

Viajar con niños es una gran responsabilidad, pero también es importante que los viajeros se relajen y disfruten. Es una gran experiencia y oportunidad para educarlos, desde enseñarles a utilizar el mapa hasta compartir una lengua extranjera y aprenderla poco a poco y sobre todo que se habitúen a vivir nuevas experiencias y conocer otras culturas.

En cualquier caso deseamos que sea cual sea vuestro destino lo disfrutéis tanto pequeños como adultos por igual. ¡Viajad mucho y sed felices!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.